domingo, 5 de abril de 2009

Principales Caracteristicas en Las Actividades Económicas de Lambayeque

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS EN LAS ACTIVIDADES ECONÓMICAS DE LAMBAYEQUE
Lambayeque, departamento de tradición agrícola, es, históricamente uno de los mayores productores de arroz y azúcar del país. Además, su industria también se encuentra muy ligada a la producción agrícola. Después de la reforma agraria realizada por el gobierno militar del general Juan Velasco Alvarado, la producción azucarera se concentró en los grandes complejos industriales de Tumán, Pomalca, Pucalá y Cayaltí que habían sido hasta el momento haciendas de antigua data.


Estos ingenios azucareros ofrecían todo tipo de productos derivados de la caña como azúcar, chancaca, melaza, alcohol industrial y aguardiente de caña. En lo concerniente al incremento del rendimiento de todo el sector agrícola, la represa de Tinajones acumula las aguas provenientes del río Chancay y de otros ríos para derivarlas adecuadamente hacia la irrigación de nuevas tierras y también para producir energía eléctrica.

En ese sentido, el importante proyecto Olmos-Tinajones, bajo la dirección del Instituto Nacional de Desarrollo (INADE), tiene como principal objetivo irrigar 80 mil hectáreas de las pampas de Olmos, con aguas que deben ser transvasadas de la vertiente occidental de los Andes (ríos Huancabamba, Chotano, Chunchuca y Chamaya) para luego ser represadas en Tinajones y conducidas a Olmos.

Además de los ingenios azucareros, existen otras industrias fabriles; por ejemplo, las fábricas de cerveza, de bebidas gaseosas y de jugos de frutas, que utilizan las aguas de la poco profunda napa freática del suelo de Lambayeque. También gozan de mucho prestigio los productos lácteos y los dulces como el king-kong, alfajor típico de la ciudad de Lambayeque. Otras industrias que se han desarrollado con fuerza, desde finales de los años 80, son las de hilado de algodón y de aceite de limón.

Por otro lado, los recursos marinos de Lambayeque son abundantes y variados, y se destinan principalmente al consumo fresco. La actividad pesquera se desarrolla principalmente en las caletas de San José y Santa Rosa y, en menor escala, en los puertos de Pimentel y Eten. Existen también algunas fábricas de conservas de pescado, que se ubican fundamentalmente en la provincia de Chiclayo.

Los recursos minerales y pecuarios no son muy significativos en la economía lambayecana. La minería se basa en la extracción de minerales no metálicos. Se extrae sal y yeso de Mórrope, piedra caliza y mármol de Saña y hierro de Olmos; además de tungsteno, cobre, tantalio y baritina, que se encuentra en menor cantidad.

La ganadería en la costa es principalmente de caprinos y vacunos; y en los Andes, de ovinos y vacunos.

La actividad comercial es una fuente de riqueza económica fundamental en Chiclayo, ciudad estratégica que cuenta con aeropuerto y carreteras de interconexión entre pueblos y departamentos, como la Panamericana. En ese sentido, esta ciudad es un punto de conexión con la sierra y la selva, gracias a las carreteras a Cajamarca y Olmos-Marañón, respectivamente, que posibilitan una intensa vida comercial. Además, el puerto marítimo de Eten se utiliza para comercio de cabotaje internacional.


Entre los recursos naturales que pueden aprovecharse de mejor manera destacan las aguas subterráneas y las brisas marinas que soplan fuertemente durante todo el año, las cuales deberían aprovecharse para construir molinos de viento que puedan servir para moler trigo, pilar arroz, extraer agua del subsuelo e incluso generar energía eléctrica. Las aguas subterráneas afloran en pequeños manantiales naturales y artificiales de poca profundidad, denominados norias, que actualmente sirven de abrevaderos para el ganado o para mantener reducidas parcelas agrícolas. Estas aguas, de construirse sistemas de riego como los utilizados por los antiguos lambayeques, podrían volver productivas extensas áreas de desierto.

En la zona de Chiclayo existen actualmente más de 500 pozos, muchos de los cuales permanecen sin uso a pesar de poseer instalaciones para bombeo. Los que se encuentran activos son utilizados para fines domésticos, agrícolas e industriales (una fábrica de cerveza utiliza agua subterránea).

Áreas Naturales Protegidas: Lambayeque cuenta con dos zonas reservadas que buscan proteger, fundamentalmente, los bosques de algarrobo y los ecosistemas asociados:

1. Laquipampa: Creada el 5 de octubre de 1982, se ubica en el distrito de Incahuasi, provincia de Ferreñafe, sobre una extensión de 11 346,9 hectáreas.

2. Batán Grande: Creada el 16 de octubre de 1991, tiene 13 400 hectáreas de extensión. Aquí se encuentran los mayores bosques de algarrobo de la costa y numerosos restos arqueológicos de la cultura Lambayeque o Sicán, entre los que se observa un buen número de pirámides truncas hechas de adobe.

El departamento de Lambayeque tiene un enorme potencial turístico que aún no ha sido aprovechado en su totalidad. El descubrimiento de la tumba del Señor de Sipán, en 1987, constituyó un poderoso llamado de atención hacia los monumentos arqueológicos del departamento. Su hallazgo fue comparado al de Tutankamón; tras su restauración, el Señor realizó diversas giras por el extranjero antes de volver al país para ser destinado a su propio museo de sitio.


Sipán constituye sólo una muestra del rico pasado histórico del departamento de Lambayeque, pues desde entonces se han realizado nuevos hallazgos como los de Sicán. Del período virreinal también han quedado vestigios importantes, el principal de los cuales es la ciudad de Saña, arrasada por varias catástrofes naturales a comienzos del siglo XVIII.

Además de los atractivos históricos, el folclor, costumbres y tradiciones típicas de la región representan otra interesante posibilidad para el turista. Por último, los pueblos de brujos o curanderos son también un polo de atracción para gran cantidad de viajeros en búsqueda de la salud anhelada o de la realización de sus más recónditos deseos.

El principal problema medioambiental es la falta de agua potable para la casi totalidad de pobladores de las grandes ciudades lambayecanas. Además, al igual que en toda la costa, el tratamiento de las aguas residuales aún no es el adecuado, porque contamina el mar que baña las costas citadinas, particularmente la playa de San José, una de las más afectadas.

Por otro lado, la basura depositada sobre la superficie afecta los suelos y contamina la atmósfera. A ello se suma la tala indiscriminada de los bosques de algarrobo y zapote, que amenaza con acabar la vegetación del departamento, acelerando su desertificación.


Pero eso no es todo:

Algunas acciones humanas también están llevando a la extinción a ciertas especies como el tímido pingüino de Humboldt o pájaro niño, cazado indiscriminadamente durante décadas por los pescadores para aprovechar su carne y elaborar aceites.

///////////////////////////

2 comentarios:

Sus Comentarios Nos Motivan a Continuar...

NOTA: Usa este codigo si vas a usar Enlaces
<a href=http://www.AquiTuWeb.com>NombreDeTuWeb</a>