miércoles, 11 de noviembre de 2009

Porque Es Importante La Utilidad De La Escritura?


Trabajo de Investigacion:
1.- Porque es importante la utilidad de la escritura?
2.- Es necesario que para escribir debemos tener gustos?
3.- Cuales son las tecnicas de escritura, explica cada una.
4.- Que sugerencias nos das para escribir?
6. Escribe animando al lector a seguir adelante
-----------------------------
1.- Porque es importante la utilidad de la escritura?

La escritura ha marcado un hito en el desarrollo de la humanidad. El viento se lleva las palabras y la escritura registra los hechos que deja el paso del tiempo evitando el olvido.

Es la cadena que nos une al pasado prehistórico e histórico que data desde que el hombre en las umbrías cavernas tallaba la piedra con figuras y símbolos(los egipcios hicieron sus escritos sobre las piedras porque allí perduraban toda la vida) pasando por el papiro, la imprenta y la maquina de escribir hasta situarnos frente a la computadora.

Gracias a la escritura, sabemos como vivió la progenie hace miles de años, que ocurrió en el mundo millones de años atrás, leemos las fantásticas historias de Homero describiendo las épicas disputas de, Agamenon, Aquiles, Héctor y Elena de Troya raptada por Paris, mancillando el honor de Menélao, dando origen a la desaforada guerra de Troya.

Hoy día, el antiguo Quijote escrito varios siglos atrás es nuevo, y el periódico de la mañana por la tarde es viejo. El lenguaje escrito tiende a dar sentido a todo lo que vemos y pensamos, pero no hay nada peor que no saber escribirlo y no ha sido solo problema del hombre moderno; desde tiempos remotos el hombre ha tenido dificultad en desarrollar esta habilidad.

En la arcaica mesopotámica, los escribas formaban una casta aristocrática de mayor poder, inclusive por encima del analfabeto rey y su corte. -Leer y escribir generaba poder-. ¿Cuantas veces nos hemos quedado mirando lejos con las manos sobre el teclado o el bolígrafo sobre la hoja, divagando que escribir, o como empezar un escrito?

Dice el profesor, Jose Saramago, escritor Portugués y nacionalizado en España, premio Nóbel de literatura en 1998, que no es lo mismo escribir dos páginas de una carta a un amigo que escribir dos páginas de una novela, obviamente por los detalles que encierra este último contrasta con la sencillez de la carta.

Y es precisamente en la sencillez de la carta de la cual habla Saramago a la que me quiero referir como herramienta estratégica para iniciar en el arte solitario y silencioso de la comunicación escrita.
La realidad que vive el ser humano queda grabada en la mente como una película y que sabe expresar en forma oral pero que le cuesta narrar o describir en el papel.

El escritor Saramago, comenta de la complejidad para escribir dos páginas diarias de un libro o novela, serian 720 en el año; bastante si se tiene en cuenta que hay que volver a revisar, quitar, arreglar y volver a escribir. Bueno, no esperemos que todas las personas sean escritores, novelistas, ensayistas o tratadistas, pero si que aprendan desde temprana edad a redactar con su lenguaje de infancia y adolescente, sus propios conocimientos, experiencias, anécdotas, peticiones, y necesidades tan necesarias en la vida diaria como saber hablar, y que no tengan que acudir y pagar para que otra persona escriba algo que ni siquiera ellos han pensado.

En la escuela, la carta como metodología pedagógica, le brinda al estudiante la oportunidad de desarrollar la comunicación escrita. El destinatario puede ser un experto en el tema tratado o desconocido, puede ser un grupo de personas con características definidas edades, estudiantes, compañeros de trabajo o profesión, amigos. El léxico utilizado es sencillo y adaptado a la temática y el grado de cultura de los receptores.

Mediante la carta, el estudiante empieza a desarrollar una habilidad desconocida y muchas veces inexplorada por él mismo y el maestro. Una buena manera de inducirlo, es motivándolo a escribir la historia de su vida, la historia de su pueblo; los mitos, las leyendas, sus sentimientos el amor que siente por alguien o algo, el encuentro con una persona, algo significativo que haya ocurrido en su vida; aquello que desearía ser, un sueño, un viaje, logros y experiencias.

La naturaleza de la carta varía de acuerdo con la ocasión y el destinatario o receptor, puede ser formal, esta es, de negocios o comerciales o coloquial (informal), dirigidas a familiares y amigos; esta ultima se convierte en una estrategia de gran valor en el aula porque tiene un destinatario (estudiante amigo) a quien se le dirige una información la cual debe responder con otro documento en respuesta al enviado inicialmente. Genera un intercambio de sentimientos, palabras, ideas, y conceptos en las diferentes áreas del saber.

Profundiza su vocabulario y suficiencia para expresar con claridad su pensamiento sobre aquello que ha leído y producir el texto escrito (ensayos, tratados, cuentos, novelas, poesías, etc.). Permite al estudiante, crear otras ideas o pensamientos para ampliar el conocimiento, resumir el análisis y comprensión de un texto literario, recoger de una manera libre y espontánea todas sus experiencias acumuladas en su corta vida, desarrollar la habilidad para describir o narrar la realidad, y descubrir la ficción en el universo de imágenes que lleva en su mente, y crea el habito de escribir.

La escritura es el complemento de la lectura. No es suficiente con leer un texto; lo que se lee debe trascender de la mente del lector, hacia otras personas, hacia otros contextos hacia otras culturas, aprovechando el avance de la tecnología.
En instante podemos recibir y enviar un mensaje, documento, o información a otras latitudes.Existen diferentes maneras de escribir una idea. Lo que ves y lo que piensas lo puedes escribir de muchas formas y una idea la puedes escribir con muchas frases y muchas frases quieren decir lo mismo. Pero lo más importante es saberlo escribir.

No se trata de esperar como en la mitología griega que llegue la inspiración de la musa. En los albores de la humanidad los mortales invocaban a las hijas de Zeus, para que les trajeran a la mente los sucesos que habrían de relatar, y en verdad aquellos poetas y artistas de la antigüedad se creían inspirados por ellas. En el siglo veintiuno no vamos a esperar la llegada de estas diosas seguramente espantadas por el ruido de la modernidad sino construir estrategias para que el estudiante desarrolle habilidades de comunicación escrita.

El niño, el joven, el adolescente, el adulto mediante el pensamiento y lo que ve encuentra las palabras, las frases para formar oraciones, párrafos y textos descriptivos, argumentativos y expositivos solo si desarrolla esta habilidad en forma permanente.
Por su sencillez la carta se convierte en una estrategia pedagógica de redacción y de gramática, en el aula, en el tiempo libre, en la casa. Con este ejercicio, el estudiante escribe, el profesor corrige, el estudiante vuelve a escribir y el maestro vuelve a corregir, así, hasta alcanzar la perfección. El estudiante aprende a escribir, escribiendo, lo más sencillo con su propio lenguaje, lo que ve, lo que piensa, y lo que le gusta en un verdadero proceso de competencia comunicativa inmerso en una autentica democracia participativa

2.- Es necesario que para escribir debemos tener gustos?

Para escribir a veces es necesario tener gustos, puedes inspirarte en la naturaleza, el amor, las cosas o lo que te guste, ejemplo: un poema, una cancion, un libro, etc. Los escritores usaron o escribieron guiados por sus gustos.

3.- Cuales son las tecnicas de escritura, explica cada una.

La escritura es una forma importante de comunicación. Los buenos escritores usan diferentes técnicas de escritura para cumplir con su propósito de escritura. Para ser un buen escritor, usted deberá dominar cada una de las técnicas de escritura.

Descripción
A través de la descripción, un escritor ayuda al lector a usar los sentidos de tacto, vista, oído, olfato y gusto para experimentar lo que un escritor experimenta. La descripción ayuda al lector a entender más claramente a las personas, lugares y cosas sobre las cuales escribe el escritor. Es la forma más común de escritura. Usted encontrará escritura descriptiva en los diarios, revistas, libros, y muchas otras formas de comunicación escrita.

Exposición
A través de la exposición, un escritor informa, explica, y clarifica sus ideas y pensamientos. La exposición va más allá de la descripción en cuanto a ayudarle al lector a entender con gran claridad y profundidad las ideas y pensamientos del escritor. La escritura tipo exposición, como la escritura descriptiva, se encuentra comúnmente en diarios, revistas, libros y en la mayoría de las formas de comunicación escrita.

Narración
A través de la narración, un escritor cuenta una historia. Una historia tiene personajes, un escenario, un tiempo, un problema, intentos por solucionar el problema, y una solución al problema. Los cuentos para la hora de dormir son ejemplos de historias cortas mientras que las novelas son ejemplos de historias largas. Los guiones escritos para películas y obras de teatro son otros ejemplos de escritura narrativa.

Persuasión
A través de la persuasión, un escritor trata de cambiar el punto de vista del lector sobre un tema, área o postura. El escritor presenta hechos y opiniones para lograr que el lector entienda por qué algo es bueno, malo, o entre dos aguas. Los editoriales, cartas al editor en los diarios y revistas, y el texto para discursos políticos son ejemplos de escritura para persuasión.

Comparación y Contraste
A través de la comparación y contraste, un escritor señala las similitudes y diferencias sobre un tema. La comparación se usa para mostrar qué es similar o qué tienen en común. El contraste se usa para mostrar qué no es similar o qué no tienen en común. El describir las condiciones de vida en 1900 y hoy permitiría lograr bastante comparación y contraste.

Al usar la técnica de escritura que cumple con su propósito, usted podrá comunicar sus ideas eficazmente.

4.- Que sugerencias nos das para escribir?

Todos necesitamos escribir. Para algunos es una tarea poco grata, para otros un placer; pero ¿haces algún esfuerzo por mejorar tu habilidad de escribir? Esta pregunta es importante, no solo para quienes escriben libros sino también para quienes escriben artículos para revistas, boletines de oración, informes, y aun simples memorandos o cartas personales a amigos y la familia.

Es esencial trasmitir claramente lo que quieres comunicar, pero mejor todavía si el lector disfruta al leer, quiere leer más y ¡se queda con las ganas de seguir leyendo! Tu mensaje habrá quedado profundamente grabado y habrás creado una relación con el lector. El acto de escribir se ha convertido en un acto de comunicación.

Comparto diez sugerencias para ayudarte a mejorar como escritor. Para aquel activista frenético que no puede absorber tantas ideas, pongo al final tres reglas de oro que se aplican a todos.

1. Escribe en actitud de oración
Encomienda humildemente lo que haces al Señor. El te dio el don de escribir (y aunque no lo hagas demasiado bien, es un don asombroso). No es que debas repetir una fórmula de oración cada vez que tomas tu lapicero o destapas tu computadora. No estaría mal, por supuesto, pero más importante es trabajar con una actitud de oración. Recuerda siempre a quién o para quién estás escribiendo y más allá de eso, al Señor al cual sirves con lo que escribes.

2. Escribe con un propósito
Si no tienes nada de valor que decir, ni te molestes en decirlo. Escribe solo si tienes algo para compartir. No necesita ser muy largo o profundo. “Querida tía, te queremos mucho”, es algo que merece ser escrito, pero una disertación piadosa y divagante sobre cómo mejoraría el mundo si todos nos amáramos, probablemente es demasiado obvia para justificar el gasto de tanto papel. Antes de comenzar, debes tener una idea clara de lo que vas a decir.

3. Escribe con un plan en mente
Tal vez no sea muy importante una lista detallada de contenido cuando le escribes a tu tía— aunque ¿no te ha ocurrido que envías una carta y luego te acuerdas de algo que se te olvidó incluir? En cambio, artículos, informes y especialmente libros, demandan cuidadosa planificación. No comiences sólo con un propósito general en mente para ver a dónde llegas en la página tres. Para entonces tal vez estés a mil kilómetros de tu meta.

Haz una lista de encabezados por adelantado; así podrás agregar elementos de tiempo en tiempo. Permite que madure la idea. Seguramente podrás mejorarla si te olvidas de tu bosquejo por una semana y luego vuelves con una mirada renovada. Antes de comenzar a escribir probablemente querrás cambiar un poco el orden y preguntarte: “¿Acaso esto comunicará lo central con claridad?”

4. Escribe con determinación
Todos saben lo atemorizante que puede ser una página en blanco. Uno hace mil rodeos, levanta la hoja, la deja, se prepara una taza de café, decide hacer otra cosa primero… Anota esa primera oración cuanto antes. El resto saldrá con mayor facilidad. Si estás escribiendo un libro, tendrás que repetir el proceso muchas veces. Un artículo corto puede ser escrito de una vez. Y si tu trabajo no es aceptado con el primer intento, acepta las críticas que recibas e intenta de nuevo. Los comentarios de editores, amigos y familia (especialmente de la familia) pueden causar dolor, pero debes escucharlos y sopesarlos, aun cuando, después no los aceptes. Sobre todo, no dejes que te desanimen; sigue adelante.

Se dice que a Madeleine L’Engle, ganadora del Premio Newberry de literatura para niños, le rechazaron uno de sus manuscritos treinta y ocho, sí, ¡treinta y ocho editores! Escribe con determinación; cuando tengas ganas y cuando no las tengas.

5. Escribe con ilustración
La palabra implica dejar entrar la luz. Generalmente no puedes acompañar tu escrito con una ilustración, pero sí puedes usar ilustraciones en palabras. Lee una página de la Biblia, aun una de las cartas de Pablo, y anota cuántas ilustraciones literarias hay. Mira una oración pulcramente correcta en una novela y prueba expresarla mejor.

“De repente se dio cuenta de que el carro que se acercaba no iba a cambiar de dirección así que se hizo a un lado para no ser atropellado”. Por qué no: “El carro se acercaba rápidamente. La verdad lo golpeó: ¡venía directo hacia él! Saltó como una gacela para evitar la muerte.”

La atmósfera de la cacería y la acción dinámica del hombre amenazado agrega una nueva dimensión. No debemos exagerar el uso de este recurso. Si todo se expresara como el párrafo anterior terminaría agotando al lector. Asegúrate también de que tus metáforas encajen. Con esas precauciones, las ilustraciones literarias despertarán la imaginación y apelarán a los corazones además de la mente de tus lectores.

6. Escribe animando al lector a seguir adelante
Si estás escribiendo un cuento, termina los capítulos o secciones en momentos trascendentales de tal modo que el lector quiera dar vuelta la página para ver qué pasa después. Las telenovelas usan esta técnica ad nauseam. Si estás escribiendo una monografía o un libro de tema serio es aun más importante mantener la atención del lector. Termina cada sección con una pregunta para la cual el lector querrá una respuesta, o un dilema que se explicará en la página siguiente.

7. Escribe con corrección
Este punto no es muy popular hoy en día, pero las palabras pierden poder si se las usa incorrectamente, con faltas ortográficas y puntuación descuidada. Es difícil disfrutar de una refrescante bebida si uno se ve forzado a rescatar a las moscas que en ella han caído. Así es difícil sentir el impacto total de un escrito si está confuso, desprolijo y lleno de errores.

8. Escribe con economía
En general, usa capítulos cortos, párrafos cortos, oraciones cortas y palabras cortas. El arte de escribir bien exige que varíes el ritmo, usando oraciones cortas y punzantes para presentar puntos claros y fuertes o para sugerir acción rápida y decisiva; y oraciones más largas y fluidas para descripciones e información de trasfondo. Sé selectivo. Pero si debes errar, hazlo siendo conciso. Nunca permitas que un solo párrafo ocupe una página entera, y no uses diez palabras débiles cuando una fuerte hubiera comunicado mejor.

9. Escribe con energía
Evita los sustantivos abstractos y los verbos pasivos. Es mejor decir: “No debemos intervenir” que algo que podría sonar grandilocuente, pero resulta tedioso y pomposo, como: “La intervención está contraindicada”. No uses demasiados adjetivos seguidos. Usa cuantos verbos puedas para enfatizar sentimientos, acciones y energía.

Uno podría escribir: “su cara parecía honesta y amistosa y sus ojos eran azules y vivarachos”. Pero sería mejor decir: “su cara abierta daba la bienvenida a todo amigo y sus ojos azules chispeaban vida”.

10. Escribe con sutileza
Escribe con claridad, pero no delates todo desde el comienzo. Deja entrever pistas de lo que vendrá pero guárdate el punto principal hasta que el lector reviente de ganas de leerlo. No hagas que todo sea demasiado obvio desde el comienzo si quieres que el lector siga intrigado. Pero tampoco lo confundas tanto que se dé por vencido. Permite que el lector trabaje. Anímalo a pensar. Intenta comprometer su participación activa en lo que escribes.

2 comentarios:

  1. esta buenísima la información muy educativa :)

    ResponderEliminar
  2. es algo realmente cierto las palabras quedan en el olvido y la escritura registra hechos pa' q no queden en el olvido

    ResponderEliminar

Sus Comentarios Nos Motivan a Continuar...

NOTA: Usa este codigo si vas a usar Enlaces
<a href=http://www.AquiTuWeb.com>NombreDeTuWeb</a>